Una antorcha que se enciende

Todo empezó con un sueño, ahora es nuestra realidad.

El sueño.

El comienzo de cualquier proyecto o institución empieza con un sueño, y con alguien que esté dispuesto a soñar y a luchar por concretar aquello que soñó. 

El sueño del Colegio Bautista nació en el corazón de aquel ilustre y abnegado misionero, aquel gran visionario y patriarca en la obra Bautista en Chile, Guillermo Mac Donald: “Sus hijos y nietos oyeron hablar de esta escuela muchos años antes de que existiera la más remota posibilidad de su existencia”. Su antiguo colega, el misionero, William Earl Davison,  describió así a Guillermo Mac Donald: “nació para luchar entre el conflicto, para la libertad y la verdad”. 

Por su vocación y sensibilidad de maestro, el señor Mac Donald notó, con gran preocupación, que una de las necesidades primordiales en la zona de la Araucanía, era una escuela para educar a los hijos de los creyentes del lugar. Sin embargo, sus anhelos y sueños se verían frenados por la falta de recursos financieros.Por eso estableció contacto con los bautistas del sur de los EEUU y escribió muchas cartas hasta conseguir los fondos necesarios para ver plasmado su gran sueño.Luego de esto vino la designación de la primera directora, la excelente misionera y preparada maestra Agnes Graham. Estas dos peticiones fueron respondidas en 1920. Inmediatamente adquirió una excelente propiedad para su añorado colegio  que tuvo un valor de 35.000 pesos chilenos de la época, ubicado en lo que ahora es Calle Caupolican.

Dos grandes misioneras que aceptaron la voluntad de Dios.

“Cada gran institución no es más que la sombra prolongada de algún individuo. Ciertamente el Colegio Bautista es la sombra de la misionera Agnes Graham, en una gran parte”

Agnes Graham, luego de graduarse, fue a Woman ‘s Missionary Training School, donde conoció a Cornelia Brower, quien más tarde le acompañaría durante toda su vida en Chile.

Un día le propusieron fundar y trabajar en un Colegio Bautista en Chile, ella aceptó la propuesta como una indicación clara de la voluntad de Dios para su vida. 

Cornelia Brower, “Miss Nili”, llegó una año después que Agnes Graham, y juntas prepararon la iniciación de la nueva escuela, pensando que sería un colegio para niñas solamente. Tenían la idea de hacer otra escuela para varones, pero por falta de fondos, eso no pudo llevarse a cabo.

“Mis Nili” era alegre, juvenil, con un muy buen sentido del humor, “casi no sabía enojarse”, escribió uno de sus exalumnos. Ella era el brazo derecho de Miss Graham. Era quien ponía en práctica, llevaba en ejecución los planes de la directora, siempre trabajaba con niños. Aún en su iglesia era maestra de niños en la Escuela Dominical. No le gustaba hablar en público, pero en ocasiones presentaba estudios bíblicos con maravillosas escenas de franelografos que ilustraban su mensaje o el mensaje de otro orador. 

Como dato curioso, después de jubilarse, viaja de vuelta a su país natal, pero vuelve pronto, ya que en su patria se creía extranjera.

Agnes Graham y Cornelia Brower, respectivamente.

Los primeros maestros y estudiantes.

El Colegio empieza a tomar forma. A mediados de 1922 ingresaron al cuerpo docente los primeros profesores, entre ellos la señora Ceferina de los Andes y la señora Tennesse de Hart, que habían venido de Estados Unidos para unirse en las actividades misioneras en Chile

En 1992 llegó Miss Anne Laseter quien fue directora del internado de niñas, directora del departamento primario y profesora de tercera preparatoria.

Todos estos datos se tomaron de un informe de Miss Graham escrito en 1942,

“Las clases empezaron el 15 de Marzo de 1922 con 10 externos y 2 internas. el número de alumnos enrolados siguió aumentando, de tal manera que al fin del año escolar, había en la lista cerca de 80 externos y 10 internas.”

En una carta que Miss Cornelia Brower escribió daba cuenta de la realidad que tuvieron que enfrentar en relación a las edades de sus estudiantes y, por consiguiente, de cómo enfrentar el proceso de enseñanza: “Tenemos niñas de 8 años de edad a 25/26 , pero la mayoría son adolescentes.”

 

Prospecto del Colegio Bautista de niñas de Temuco

Antiguamente uno de los principales objetivos del Antiguo prospecto del Colegio Bautista era instruir a las niñas en todos los quehaceres de la casa y ayudarlas para que deseen prepararse para un servicio más definitivo en cuanto la obra evangélica, por ejemplo: Para maestras en nuestros colegios.

En relación al régimen de internados algunos requisitos para ingresar eran los siguientes: Sólo se recibirán niñas muy bien recomendadas.Todas las niñas deben seguir a los siguientes reglamentos:

1° Las internas no pueden salir del colegio, bajo ningún pretexto sin permiso de la directora o la profesora encargada, y siempre que salgan, irán acompañadas de una profesora.

2° Debido al precio bajo de la pensión las internas harán el trabajo de comedor y de dormitorio cada una, sin excepción.

3° Se reserva el derecho de excluir del internado a cualquier alumna cuya conducta no fuese satisfactoria.

Nuestros símbolos.

El primer edificio, conocido como el Edificio Guillermo MacDonald, fue inaugurado el 12 de Octubre de 1922,, por esta razón cada año en esa fecha celebramos nuestro aniversario.

Otro de los símbolos de nuestra institución es el lema. Según un artículo publicado en “Las últimas noticias” el lema inicial vigente hasta 1980 era el siguiente: “Estudiamos para ser útiles en lo cultural y en lo espiritual siendo como antorcha que alumbra en lugar oscuro”. Pero bajo la dirección de Agnes Graham que fue desde 1922 hasta 1946 , luego de mucha discusión y de considerar otras ideas, se decidió adoptar como lema del colegio Bautista una parte del texto de Segunda de Pedro 1:19 “Una antorcha que alumbra en lugar oscuro”, palabras proféticas de la obra eficaz que ha efectuado este plantel educacional hasta nuestros días.

A inicios de 1925 se enviaron donativos y comenzó la confección del estandarte. El estuche en el que el estandarte debía ser guardado fue confeccionado por el hermano Adolfo Perez, activo y entusiasta joven miembro de la iglesia y de la unión de jóvenes. El anillo que lleva la inscripción UU.DJJ  , sobre el palo del estandarte fue hecho por Edgardo Vennett. 

La Señora Seferina de Fernandez realizó la parte más delicada de la obra, que era el bordado en oro y plata. Finalmente en Enero de 1926 fue entregada al Colegio Bautista en manos de su directora, la Señorita Agnes Graham.

En el décimo aniversario del Colegio (1932), se entonó, por primera vez, el himno “Adelante colegio Bautista” cuya letra fue compuesta por el Señor Eduardo Poblete, un profesor que de verdad amó al colegio. En la actualidad, el himno se sigue entonando cada vez que hay alguna ocasión especial como por ejemplo, al inicio del año escolar o en la ceremonia de graduación de las generaciones del colegio.

Así es como empezó esta historia en el año 1922, donde hay mucho esfuerzo detrás de este,  con un colegio que se basa en valores, comprometido con sus alumnos, donde todo partió como un sueño de aquel gran visionario, y que ahora en la actualidad luego de muchos años, la antorcha sigue encendida, alumbrando firmemente.

Camila Pereira. Emilia Moscoso.