El estallido social y cómo se relaciona con la violencia

A lo largo de la historia de la humanidad, la violencia ha estado presente entre las personas y en la sociedad; las personas ocupan la violencia para resolver conflictos personales, sociales y en el caso de los gobiernos de turno, la usan para controlar a quienes están en contra o les hacen ver que lo están haciendo mal. 

En Chile, muchos piensan y opinan que la violencia vino con el estallido social ocurrido el 18 octubre del 2019, ya que, en ese momento, se hizo visible la desigualdad social, la falta de oportunidades, especialmente para los jóvenes, las injusticias que estaban escondidas bajo la idea de que Chile era un “oasis”. 

La frase icónica del movimiento social de octubre “no son treinta pesos, son treinta años” tiene un significado más profundo. Representa el sentimiento de frustración de años de injusticias y de desigualdades, que fueron generando en las personas un malestar que fue creciendo con el tiempo y que no encontró respuesta en aquellos que deberían velar por el bien común (políticos) entonces, la forma de escapar y manifestar el descontento es a través de la manifestaciones pacíficas que poco a poco fueron mostrando la rabia por medio de acciones violentas (quema de monumentos, destrucción de elementos que muestran lo que se quiere cambiar, etc.)

El concepto de violencia está asociado a la violencia física, se relaciona con la delincuencia, con delitos de connotación pública (femicidios u homicidios) o delitos contra la propiedad, incluso los movimientos que luchan por sus derechos son considerados violentos. La respuesta a esta violencia ha sido la represión policial, que se justifica, como necesaria para volver a la calma social. Existen muchos datos que hablan de la cantidad de personas detenidas e imputadas por saqueos, daños e incendios. Pero, también existen datos exactos sobre personas que han perdido un o ambos ojos, disparos de perdigones y heridos por bombas lacrimógenas.

Marcela Andrade.