Experiencia escolar on-line.

Evidentemente la vida apegada a la tecnología es compleja y requiere de adaptación, es justo esto a lo que nos hemos estado enfrentando, más aún en este último tiempo con la llegada del Covid-19. En el ámbito escolar, se impone un único escenario, el drástico cambio de un proceso educativo presencial a otro a distancia vía on-line, lo que nos cuestionamos todos es ¿cómo se está llevando este reto para los estudiantes? 

Sin duda se nos ha presentado una serie de desafíos, principalmente para el desarrollo personal y rutinario de nuestra vidaComo estudiante de enseñanza media cabe decir que es un cambio total en nuestro día a díaque afecta de igual forma a nuestros docentes, no es fácil de sobrellevar la situación actual. La adaptación es un reto constante.  

Considero que uno de los principales desafíos de adaptación en la educación on-line es la adecuación a las plataformas de comunicación y enseñanza mediante Zoom, Gmail, WhatsApp y Google Classroomademás de las aplicaciones adicionales dentro de cada clase, como; GeoGebraCanvaSketchUpPower Point, Word, Prezi, entre otros. Claramente no siempre sale del todo bien, pues continuamente hay factores que afectan nocivamente la eficiencia del potencial educativo, algunos de estos son las fallas en las aplicaciones y plataformasalmacenamiento de archivos, mala conexión de internet y/o señal en sectores rurales y en ocasiones dentro de la ciudadcortes de luz, además de los defectos técnicos en los dispositivos tecnológicos. 

Estimo que otro de los grandes desafíos a nivel de estudiante, es el desgaste psicológico debido a la decisión del ministerio de educación de no dar el año formativo, la necesidad de conseguir porcentajes de evaluaciones para completar la cantidad mínima de notas exigidas se ve reflejada en las múltiples guías, proyectos, pruebas, manualidades, exposiciones e informes vía on-line, que provocan  un constante apego a un computador en los 8 meses concurridos de clases on-line, a su vez, se pasa a llevar notablemente gran parte de la, ya afectada, salud mental debido a las consecuencias personales que ha traído la pandemia. El encierro y la falta de relaciones interpersonales entre compañeros, amigos y profesores hace aún más difícil el confinamiento, causando un constante aburrimiento, ansiedad, estrés y problemas de concentración. A estas alturas del año escolar 2020 falta iniciativa y motivación hacia los estudiantes.  

Sin embargo, podemos llevar nuestra mirada a los beneficios que ha ofrecido este cambio, podemos rescatar la dedicación e incentivación por medio de materiales educativos, como; cápsulas y guías proveniente de cada docente, además de la comprensión hacia sus estudiantes en relación a los plazos de entrega, resolución de dudas a lo largo de las clases e incluso fuera de horario.  

Estamos en el momento exacto de la reivindicación de este tipo de educación on-line, de entender su dinámica, adoptar sus beneficios y de adaptarnos a la situación actual. Esta instancia de pandemia puede marcar un antes y un después en la comprensión del aprendizaje docente y estudiantil, entregando herramientas útiles para la enseñanza presencial, facilitando la entregarecepción de guías y nuevas formas de evaluación. Realmente el aislamiento provoca un persistente colapso en la vida de cualquier persona, sin embargo, la oportunidad de saber aprovechar todos los instrumentos que nos presta el establecimiento nos da una gran posibilidad de mejorar nuestro compromiso escolar y moral. Somos dichosos al ser los menos perjudicados como colegio a nivel de ciudadpues supimos adaptarnos y organizarnos fácilmente con ayuda de todas las medidas necesariasTanto profesores como estudiantes contamos con un espacio adecuado y equipado para el estudio, con un computador, internet y materiales apropiados. Rescato sin duda poder sobrellevar esta situación desde la comodidad del hogaracompañados de nuestra familia y dentro de nuestra zona de confort.

Fernanda Ríos Lleucun.